Ultima Partida Header Logo
Cargando Contenido
Background-Image

10 pequeñas realidades de cubrir un E3

por

10.06.2012Artículo

El primer día todo son colas. Para poder sentarte cerca del escenario, no hay más remedio que presentarse temprano al lugar de la conferencia y aguantar una larga cola. No exagero si os digo que el primer día me pase más rato esperando en una cola que sentado y disfrutando del espectáculo.

Lo mejor pasa en la feria. Como aficionado sé que a nivel público lo que define el “ganador” del E3 son las conferencias, que es lo que, al fin y al cabo, puede ver todo el mundo. Este año he aprendido que lo interesante viene después, cuando tienes la oportunidad de ver de cerca los juegos o puedes hablar con sus desarolladores.

Falta tiempo. El día no tiene horas suficientes para todo lo que hay que hacer. Entre las horas que pasas en el centro de convenciones, los desplazamientos y escribir, uno apenas tiene tiempo de comer o dormir.

Aprovecha la comida que hay en los booths en tus ratos de espera. Algunas compañías tienen en la sección del booth destinada a atender a la presa algún tipo de catering. Si cuando cierra el show floor apenas tienes tiempo de comer, cuando está abierto aun tienes menos, así que toca alimentarse de lo que uno pueda conseguir.

Tampoco se juega tanto. Esto es una de las cosas que más me ha sorprendido. Yendo solo, uno debe atender a un montón de compromisos y la mayoría de ellos son demos guiadas. Son pocas las compañías que te reservan su tiempo para que pruebes tu mismo el juego.

Las conexiones WiFi se colapsan. Este ha sido uno de mis principales quebraderos de cabeza. Cuando mucha gente se intenta conectar a la misma red, las cosas no funcionan y esto pasa tanto en el centro de convenciones, como en las conferencias. Muchos periodistas se acaban viendo obligados a contratar algún tipo de servicio de internet.

Desgaste, desgaste, desgaste. Cubrir un E3 cansa. La cámara y la mochila acaban pesando mucho al final del día y para atender todos los compromisos toca andar (e incluso correr. Además, como la feria dura poco y hay que aprovechar bien el tiempo, los pocos ratos muertos se acaban empleando para pasear y hacer fotos.

Toca decir que no. En el E3 todo el mundo te quiere, en cualquier visita que hagas querrán que te quedes más tiempo para que puedas ver los juegos y si llegas un poco tardea alguna cita, intentarán cambiarte de hora. Aquí uno debe saber administrarse el tiempo y decir que no.

El tiempo libre es importante. Cuando se planea un E3, es importante reservar horas libres. Este fue uno de mis errores y luego, cuando se presenta alguna novedad, toca hacer malabarismos para poderlo cuadrar.

Se disfruta cada segundo. Todo lo que he dicho es cierto, no se come, se juega poco, es agotador,… pero se disfruta cada segundo. Para un aficionado a los videojuegos, el E3 es la oportunidad de ver en directo los juegos que tanto espera y te permite estos momentos inolvidables en los que te cruzas con algunos de los creadores que tanto admira uno.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *