Última Partida

Assassin’s Creed: La Hermandad

28.11.2010

Assassin’s Creed: La Hermandad no esconde el hecho que es una continuación de y es que las aventuras de Ezio aun no han terminado. Este título nos traslada justo al final de los eventos acontecidos en Assassin’s Creed 2, empezaremos en la sala secreta donde conocimos a Minerva pero, al salir, veremos que Rodrigo Borgia ha logrado escapar así que, con el “Fruto del Edén” en nuestras manos volveremos a la villa Auditore.
Pero la calma será pasajera, pues la mañana siguiente un ejército dirigido por el ambicioso César Borgia sitiará y atacará nuestra casa. Tras una ardua batalla que, a su vez, nos servirá de tutorial, nos veremos obligados a huir, perdiendo en el proceso el tan codiciado Fruto del Edén.

Esta vez, al huir, nos dirigiremos a Roma con el fin de recuperar la codiciada reliquia y vengarnos de los Borgia. En ésta histórica ciudad nos reencontraremos con viejos amigos y aliados que serán muy importantes para el devenir de los hechos. Tras el ataque, la hermandad ha recibido un buen golpe, por esa razón al llegar a la ciudad del Tiber deberemos volver el esplendor pasado a los Asesinos.

El apartado jugable del juego sigue los pasos de su predecesor, con pequeñas evoluciones. En este título volveremos a encarnar a Ezio Auditore, ahora ya como un experto asesino, eso lo notaremos ya de buen principio, ya que tendremos a nuestra disposición una auténtico arsenal de armas ya desde buen inicio.

En el terreno de las novedades, veremos que en este juego encontraremos repartidas por Roma las “torres Borgia” que controlan los diferentes distritos de la ciudad. Mientras estas torres sigan en pie, encontraremos más guardias en la zona y nos será imposible adquirir los edificios de esa zona. Al invertir en tiendas y edificios históricos, no tan solo contribuiremos a la recuperación social y económica de la ciudad, sino que a su vez nos reportarán beneficios periódicos.

Por otro lado, la gran novedad del título es el poder hacer uso de los aprendices. A partir de cierto punto en la trama tendremos la posibilidad de rescatar ciudadanos indefensos de las garras de los guardias para que se unan a nuestra causa. Los aprendices funcionarán como un arma en nuestra aventura, nos aparecerán unas barras (entre 1 y 3 dependiendo del número de aprendices que tangamos) y al pulsar un botón aparecerá un aprendiz que eliminara al objetivo que le hayamos marcado. A su vez, si tenemos las tres barras llenas, manteniendo pulsado el botón pediremos una “lluvia de flechas” que terminará con todos los enemigos que estén a nuestro alrededor.

Los aprendices también tendrán una función que tiene menos incidencia en el juego directamente; los podremos mandar a realizar misiones por toda Europa para conseguir experiencia y dinero. Al adquirir experiencia, los aprendices irán subiendo de nivel y podremos ir mejorando sus armas y armaduras para hacerlos más letales.

Finalmente, en el terreno jugable comentar que se ha incluido un sistema de retos en las misiones y que será necesario cumplir para lograr una sincronización total. Debo reconocer que pese que en su mayoría son retos sencillos, en ciertos puntos del juego añadirán un punto de dificultad para aquellos jugadores que quieran ir un paso más allá.

En el apartado gráfico, es realmente impresionante ver como se ha puesto en escena Roma. En este Assassin’s Creed, nos moveremos principalmente por esta ciudad y nos la podremos recorrer sin sufrir cargas. Más allá de esta consideración, éste título hace uso del mismo motor gráfico que su predecesor, con unos modelados de los personajes principales muy bien conseguido y una puesta en escena, de tanto los edificios como de los entornos naturales, realmente bien conseguida. Por otro lado, destacable el hecho que el juego no adolece de ningún gran fallo en este aspecto que entorpezca la experiencia de juego.
El apartado sonoro también es correcto, este juego hace uso de unos buenos efectos de sonido, los choques de espadas, los sonidos de la gente andando por las calles, los caballos, las armas de pólvora, etc. Es decir, se ha logrado una buena puesta en escena en el terreno audiovisual.

En conclusión, Assassin’s Creed: La Hermandad es un juego destinado a aquellos que disfrutaron con su predecesor y se quedaron con ganas de más. De todos modos, es un título que tiene demasiado espíritu de expansión y carece de perfil propio. Por otro lado, creo que la novedad de los aprendices ha sido bastante decepcionante puesto que no son más que una arma demasiado poderosa y que facilita mucho el juego.

Escrito por
Jordi Tudela Alcacer