Última Partida

Call of Duty: Black Ops

27.11.2010

Atados a una silla en una sala sombría, rodeados de televisores en los que aparecen unos misteriosos números, sin recordar nada y con una voz amenazante hablándonos desde una sala de observación en la lejanía. Capturados e interrogados sin saber muy bien por qué.
Así empieza Call of Duty Black Ops, ambientada en la época de finales de los años 60, encarnaremos a Mason, un soldado americano capturado por alguien desconocido que ha perdido la memoria. En un ejercicio para recordar su pasado, a través de ‘fashbacks’ recorreremos esos recuerdos perdidos para intentar comprender lo que está pasando. En este viaje, y una de las cosas más destacables del juego, recorreremos una gran variedad de sitios diferentes, desde Cuba hasta Hong Kong, pasando por las selvas de Vietnam, la unión soviética,…

En el terreno de la jugabilidad, estamos ante un ‘shooter’ al uso. Siendo éste uno de los géneros estrella de la generación, Call of Duty Black Ops no dista mucho en este sentido de otros ‘shooters’, la mayor parte del juego lo pasaremos con un arma en la mano y, en este sentido, se usan los controles estándares del género. Luego, cabe destacar que el juego también nos ofrece una gran variedad de pantallas en las que controlaremos un vehículo, desde un helicóptero a una especie de avión espía con el que tendremos que ir guiando a un equipo de incursión para que no los detecten, ésta es para mí una de las fases más originales del título.

De todos modos, Call of Duty Black Ops padece de algunos grandes males en este sentido, pues durante gran parte del juego nuestros compañeros nos harán el trabajo sucio y prácticamente seremos meros espectadores. Asimismo, la inteligencia artificial de los enemigos deja mucho que desear, en general hay grupos de enemigos que siguen caminos preestablecidos y será muy fácil acabar con ellos desde nuestro parapeto, por otra parte, sus tácticas ofensivas son más bien pobres, se limitarán a cubrirse y disparar, haciendo muy sencilla la tarea de flanquearlos y acabar con ellos.

Gráficamente es un juego solvente, sin hacer grandes cosas en este sentido y con un cielo que muchas veces parece una simple imagen estática, el juego presenta unos modelados correctos y unas texturas a la altura. En este aspecto, los personajes principales están bien presentados pero cabe decir que los enemigos muchas veces nos parecerán repetitivos. De todos modos, en el aspecto visual lo que más destaca es el amplio abanico de entornos en los que nos encontraremos, es este sentido los chicos de Treyarch han realizado un trabajo artístico notable llevándonos a una sombría prisión soviética o a las selvas de Vietnam castigadas por la guerra.

El apartado sonoro es correcto, a destacar los sonidos de ambientación que nos meterán perfectamente en el entorno. Cuando nos disparen, si disponemos de un buen equipo de sonido, seremos capaces de discernir perfectamente desde que dirección nos llegan los disparos. En este sentido, los aspectos más flojos quizás sean los sonidos de las armas, que pese a que hay una gran variedad y que cada arma tiene su propio sonido, hay veces que parece que el sonido es el de un arma de juguete. Finalmente, lo peor, sin duda alguna, es el terrible doblaje al español, así que si tenéis la oportunidad de adquirirlo en inglés y lo entendéis bien, la elección es obvia.

Por lo que respecta al multijugador, veremos una vez más una evolución de lo que se presentó con Modern Warfare, con todo lo que ello conlleva, ir subiendo niveles, adquiriendo nuevas armas y habilidades, etc. El punto de innovación reside en que en éste título ya no se deben cumplir ciertos requisitos para obtener un arma nueva una nueva habilidad, en éste Call of Duty Black Ops a medida que vayamos jugando partidas iremos consiguiendo dinero que luego podremos invertir en comprar lo que deseemos.

En conclusión, estamos ante un juego bastante entretenido si te resistes a que tus compañeros hagan el trabajo por ti y sobretodo estamos ante una buena historia, al principio no se entiende muy bien qué está pasando y da la sensación que haces misiones por inercia pero, a partir de cierto punto, todo empieza a cobrar sentido y el argumento engancha bastante, y la campaña en sí es bastante larga.
Cabe destacar también el modo Zombies, ideado básicamente para jugarlo en cooperativo porqué en un jugador es realmente difícil. Nos encontraremos en una sala, donde las puertas y ventanas están tapiadas y en la que irán viniendo oleadas de Zombies. Un modo altamente adictivo.

Escrito por
Jordi Tudela Alcacer