Ultima Partida Header Logo
Cargando Contenido
Background-Image

Dragon Age II

por

14.03.2011PCPS3Xbox360

De las manos de Bioware llega Dragon Age 2, un título que viene cargado de expectativas tras el éxito del primer juego de la franquicia. La historia de nuestro héroe se nos cuenta a modo de retrospectiva, cuando Varric, un pícaro enano, le cuenta la historia de nuestro protagonista a una joven hermana de la capilla que luce una armadura y una actitud amenazante.

El flashback parte de un joven Hawke que se ve obligado a escapar de su ciudad natal, junto con sus dos hermanos, un guerrero y una apóstata, y su madre, tras el azote de la ruina. En su huida deberá ayudar a la joven Aveline y al malherido de su esposo, un templario que se verá obligado a mantener su misión de cazar a los magos apóstatas al margen, en pro de recibir ayuda de nuestro protagonista. Llegados a este punto, nuestro equipo decide enfrentarse a los engendros y dirigirse a Kirkwall, dónde les espera un acaudalado pariente y empezar una nueva vida.

Pero, giros del destino, al llegar a la ciudad de Kirkwall nos encontraremos con la cruda realidad el pariente resulta ser un maleante que perdió la mansión familiar por deudas de juego y la ciudad no permite la entrada de más inmigrantes. Así que deberemos comprometernos a trabajar por alguno de los capos de los bajos fondos para que paguen los sobornos pertinentes para poder entrar.

La dinámica jugable del juego viene a mezclar elementos del rol occidental con los juegos de acción. Recorreremos el mundo en un grupo de cuatro personajes, realizando misiones y enfrentándonos a todos los enemigos que se nos crucen en nuestro camino. Para ello, equiparemos a nuestros personajes con armas y accesorios y luego, a Hawke podremos elegir que armadura debe llevar y los demás compañeros de aventura vendrán con su propia armadura y podremos adquirir mejoras para ellas, pues no podremos cambiárselas.

Existen tres clases de personajes, Guerrero, Mago y Pícaro, con sus respectivos talentos y habilidades. Al completar tareas y eliminar enemigos obtendremos puntos de experiencia que, al subir de nivel, nos permitirá mejorar los atributos de nuestros personajes y adquirir nuevos talentos y habilidades que nos permitirá derrotar con mayor facilidad a los enemigos.

El juego le da también importancia a la interacción social, en las conversaciones dispondremos de diversas opciones que marcaran el tipo de relaciones que mantendremos con nuestros compañeros y el devenir de ciertas partes de la historia.

Gráficamente es un juego dispar. Lo que pretendo decir con eso es que los modelados de los personajes que acompañaran a Hawke en su aventura y el propio modelado del aspecto que viene por defecto, pues se puede personalizar, del protagonista son extremadamente detallado y se pone especialmente de relieve en los primeros planos. Los distintos barrios de la ciudad de Kirkwall también están muy bien detallados, luciendo un buen acabado. Por otro lado, las localizaciones menores como algunas mazmorras, cuevas o callejones, son extremadamente repetitivos, ya que se usa siempre el mismo mapa limitando el acceso que tienes a ciertas zonas. Los enemigos pierden bastante en cuanto a acabados y texturas. Algunos conjuros y animaciones de ataque se ven demasiado postizos, no acaban de ir en consonancia con el propio personaje, por ejemplo, cuando se usa la armadura de piedra de un mago, parece que de repente se hubiese vestido con un montón de gomaespuma marrón.

En conclusión, Dragon Age II es un juego que resulta atractivo de jugar por primera vez, en general es divertido y la historia está bien construida, resulta interesante. Pero, por otro lado, la mecánica de juego se aleja de la propia de un RPG y se acerca más a la de un juego de acción tipo Hack and Slash. El título está planteado de una forma excesivamente lineal, se pierde cualquier atisbo de exploración, toda la acción se desarrolla en una misma ciudad y tan solo se pueden acceder a los lugares necesarios para completar las misiones y el mapeado de cuevas y mazmorras es siempre el mismo, no es que se le parezca, es el mismo y eso, en un juego del presupuesto de Dragon Age II resulta muy mediocre.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *