Ultima Partida Header Logo
Cargando Contenido
Background-Image

Dungeon Siege III

por

03.09.2011PCPS3Xbox360

Con Dungeon Siege III, Square Enix ha querido renovar una saga que gozaba de bastante éxito entre los juegos de rol. En este lavado de cara de la franquicia, la compañía japonesa ha apostado por limitar la libertad de la que gozaba el jugador a la hora de configurar tanto su jugador como su grupo para focalizarse en mejorar la experiencia narrativa.

La historia en este juego nos habla de la décima legión, un grupo de guerreros que antaño luchaban y protegían al rey pero tras la muerte del monarca cayeron en desgracia, la gente empezó a desconfiar de ellos y tras una cruenta batalla contra los ejércitos de Jane Kassynder, la mayoría de ellos perecieron. El usuario deberá tomar el control de uno de los descendientes de la décima legión y superar todos los obstáculos para devolver a dicha legión el esplendor del que gozaban en tiempos pasados.
Así, al empezar una nueva partida el usuario podrá elegir entre cuatro personajes muy diferenciados: Lucas Montbarron, hijo del antiguo maestro de la legión y poderoso guerrero capaz de luchar con espada y escudo o con mandoble; Anjali, una criatura de leyenda capaz de usar poderes arcanos de fuego; Reinhart Manx, un estudioso de la magia capaz de usar sus poderes para derrotar a sus enemigos y, finalmente, Katarina, una joven pícara versada en el uso de las armas de largo alcance como sus pistolas o su rifle.

La dinámica del juego es simple, se irán presentando una serie de misiones o retos al jugador que deberá cumplir y, para lograrlo, deberá recorrer el mapa, explorar nuevos lugares, derrotar a enemigos, ganar experiencia para mejorar sus habilidades y conseguir nuevos y mejores ítems.

En este caso, la navegación por el mapa es simple y se puede hacer mediante el teclado o pulsando con el ratón. Al pulsar sobre un enemigo, el héroe elegido lo atacará y, además podrá hacer uso de algunas de las habilidades adquiridas. Estas habilidades pueden mejorarse al adquirir experiencia, ya sea derrotando enemigos o cumpliendo misiones y, al subir de nivel, podremos elegir cual de entre las nueve habilidades disponibles para cada personaje y separadas en tres niveles distintos, deseamos mejorar.

Como he dicho, las habilidades vienen en grupos de tres, una habilidad vinculada a cada una de sus dos respectivas armas y una de defensa. Así, a medida que vayamos subiendo de nivel, podremos ir desbloqueando los otros dos grupos de habilidades. Luego, para subir de nivel una habilidad, el juego nos da dos opciones, con dos tipos de mejora distinta y, así, el jugador podrá adaptar los poderes de sus héroes a su propio estilo de juego.

Otro aspecto a mejorar en cada nivel son los talentos de los personajes sino de una serie de atributos específicos para cada héroe que mejorará alguno de sus rasgos que definen los poderes del personaje.

A nivel técnico cabe destacar que, pese a que el nivel gráfico que muestra el juego es correcto, este título padece de algo bastante grave y es que el control de la cámara resulta extremamente incomodo. Además, el juego carece de los acabados que debiera tener un título con este nombre, tanto a nivel del diseño de personajes como en los entornos.

En definitiva, tras jugar a Dungeon Siege III uno no puede evitar añorar a sus antecesores. Con la excusa de renovar las ideas tras la franquicia, se han perdido las señas de identidad y ha acabando por ser un juego de rol simple, con pocas posibilidades de desarrollar tu personaje, tu grupo y tu historia. El juego transmite la sensación de ir sobre raíles y el mapeado es relativamente pequeño, donde solo se puede ir por una serie de caminos marcados y que deja en nada el concepto de explorar entornos.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *