Última Partida

Formula 1 2010

27.11.2010

Velocidad, adelantamientos, tensión, competición, estrategia,… todos ellos son conceptos relacionados con el juego que tataré en estos párrafos. Tras unos años en el olvido, vuelven los monoplazas a las consolas de sobremesa y lo hacen pisando fuerte en Formula 1 2010.

Estamos ante un título que sorprende gratamente en varios aspectos. Tan solo empezar deberemos hacernos una ficha de piloto, con nuestro nombre, alias y demás datos. Luego deberemos elegir entre tres de las escuderías de menor presupuesto y acto seguido se nos muestra el “Paddock” con nuestro “Hospitality” o caravana que, a su vez, actuará como menú principal. Es en este punto donde empezamos a vislumbrar el objetivo de los chicos de Codemasters y es que pretenden, nada más, ni nada menos, que nos sumerjamos en el mundo de la Formula 1.

Así, habrá veces que al iniciar el juego y llegar al “paddock” nos encontraremos con periodistas que querrán hacernos una pequeña entrevista. En esta parte del “paddock” también podremos acceder a las partidas multijugador, carreras de un jugador, el modo contrarreloj y el menú de opciones.
Luego, al entrar en la caravana, accederemos al entorno del ‘modo historia’, veremos a nuestra agente que nos informará del grado de satisfacción de la escudería y revisar información de otros pilotos. En la caravana también nos podremos cambiar de casco, ver los resultados de las carreras pasadas y acceder al siguiente gran premio de nuestra trayectoria.

Los fines de semana de Gran Premio están divididos en tres fases. En los entrenamientos libres podremos aprovechar para conocer y adaptarnos al circuito y, a veces, los mecánicos nos propondrán retos que al superarlos nos darán ciertas mejoras en el comportamiento del monoplaza.
Tras los entrenamientos libres nos tocará realizar la clasificación, que sigue el mismo procedimiento que en la realidad. Básicamente, realizaremos tres rondas en las que se irán eliminando a los peores pilotos y, así, conformar la parrilla de salida.
Tras esto accederemos a la Carrera, llegados a este punto, el número de vueltas dependerá de lo que hayamos elegido, las opciones van de un 20% del gran premio (unas 10 vueltas dependiendo del circuito) al 100%.

La jugabilidad del juego es impresionante, ya no solo en lo imersivo que resulta el título y más allá de lo que pasa en la pista que, al fin y al cabo, es un juego de coches. La gente de Codemasters han generado una ‘jugabilidad global’, en la que incluso cuando no estás en pista, estás jugando. En nuestro box tendremos control absoluto sobre la estrategia de carrera (que neumáticos montar y cuando realizar las paradas) y sobre los reglajes del coche, aunque podremos elegir también entre 6 reglajes predefinidos, algo que ayudará a los que no quieran tener que estar trasteando con la altura de los alerones o el reparto de frenada.

Gráficamente es un juego excelente, los circuitos están recreados a la perfección y los modelados de los monoplazas están realmente bien hechos. A mi, personalmente, me sorprendió muy gratamente el nivel gráfico del juego, porque ya no solo es lo que ves en carrera, como han logrado recrear las distintas situaciones meteorológicas o el aspecto de la pista, con texturas bien definidas y unos notables efectos de luz; fuera de la carrera, los mecánicos, tu agente, incluso el “paddock”, está todo cuidado para que el jugador se sienta parte de la Formula 1.

El apartado sonoro es igualmente bueno, los monoplazas producen ese sonido ensordecedor tan característico al preparar la salida, o puedes oír perfectamente cuando algún incauto se acerca para intentar adelantarte. Se puede apreciar como el sonido de los coches cambia cuando llueve. De todos modos, si hay algo que a mí no me acaba de convencer en este apartado, es ese momento en el que entras a cambiar ruedas, el sonido de ese proceso me parece demasiado artificial, no me lo termino de creer.

En definitiva, Codemasters ha logrado que la Formula 1 vuelva a las consolas por la puerta grande. Tiene algunos fallitos el juego, sobretodo en el tema de las colisiones en las que a veces tú no tienes mucha culpa y se te penaliza pero, si luego hay alguien que trata de adelantarte y le das una leche, tienes total impunidad. Pese a eso, es un juego divertido que de bien seguro hará las delicias de los seguidores de este deporte.

Escrito por
Jordi Tudela Alcacer