Ultima Partida Header Logo
Cargando Contenido
Background-Image

Jugando a The Unfinished swan

por

06.06.2012Artículo

El primer juego que he tenido la oportunidad de jugar en este E3 ha sido The Unfinished Swan. Un juego que tiene este espíritu un tanto alternativo y con un fuerte componente artístico que hemos visto en juegos como Journey.

The Unfinished Swan nos cuenta la historia de un chico cuya madre le gustaba pintar cuadros, pero nunca los terminaba. Desgraciadamente, la madre muere y el chico debe de escoger uno de sus cuadros con el que quedarse y se decide por el favorito de la madre, el cuadro de un cisne.

Esa misma noche, el chico se despierta en medio de la noche y descubre que el cisne ha desaparecido de su cuarto y decide ir en su busca a través de una puerta que no estaba allí en el momento de acostarse.

En este punto tomamos el control, en un mundo en blanco debemos ir disparando bolas de pintura negra para poder identificar el camino. En general el juego es muy accesible y se podrá jugar tanto con PS Move como con el Dual Shock tradicional aunque, por otro lado, debo decir que no es trivial y en algunos puntos me ha costado un ratito encontrar el camino.

También cabe decir que el juego esconde algunos detalles a descubrir, estatuas que revelarán las pasiones del Rey que ha creado ese mundo e incluso ciertas páginas de una historia que nos irá contando la historia de este misterioso monarca.

La segunda fase que se mostraba era distinta. En esta ocasión el mundo estaba plenamente definido, prácticamente en blanco y negro y para poder ir avanzando se debía hacer uso de bolas de agua que, tras desbloquear una planta enredadera, debíamos ir haciéndola crecer. En este punto, cabe remarcar que la expansión de esta planta no está scriptada sino que irá creciendo por donde la reguemos con nuestras bolas de agua.

En general, las sensaciones son positivas y soy muy partidario de que surjan este tipo de proyectos que se alejan del estilo más convencional.

Comentarios