Ultima Partida Header Logo
Cargando Contenido
Background-Image

Moebius

por

19.05.2014CríticaPC

Las aventuras gráficas vuelven a estar de moda gracias a Kickstarter. Jane Jensen es una de las creadoras salidas del plantel de Sierra con un currículum de primer nivel en el que destacan la serie Gabriel Knight y Gray Matter. Jane acudió a Kickstarter para financiar el nuevo estudio que ha fundado, Pinkerton Road, para poder desarrollar esos juegos que a ella le apasionan y de esta unión nace Moebius.

Esta creadora de Pensylvania es conocida por sus genuinos guiones maduros y elaborados que consiguen enganchar al jugador, combinando el misterio con personajes redondos y únicos tanto en su personalidad como en sus habilidades.

Moebius no es distinto. La trama se centra en Malachi Rector, un marchante de antigüedades de intelecto privilegiado que se gana la vida identificando falsificaciones que se verá envuelto en una extraña historia en la que personas relevantes presentan similitudes biográficas con grandes personajes del pasado. Evidentemente, las singulares habilidades de nuestro protagonista lo transforman en el candidato ideal para una misteriosa agencia gubernamental y el blanco de un grupo de asesinos.

Realmente la historia te mantiene enganchado al juego porque, ya en el primer contacto, Moebius decepciona en otros aspectos. Para empezar, el trabajo a nivel gráfico es bastante mediocre y es especialmente notorio en unas animaciones toscas y mal sincronizadas que separan a los personajes del entorno. Por su parte, el diseño de personajes también necesita un repaso: Malachi, por ejemplo, no está bien proporcionado y parece que padezca una deformación de espalda que, si está hecha a propósito, no parece natural.

La jugabilidad es la clásica de una aventura gráfica. Dividido en capítulos, cada nivel nos presenta una meta clara que suele consistir en recoger información y para lograrla deberemos recorrer distintas pantallas solucionando rompecabezas, ya sea recogiendo y entregando ítems o identificando personas u objetos. De juegos de identificación los hay de dos tipo: por un lado tenemos la identificación de grandes personajes donde nos proponen una serie de grandes nombres y deberemos irlos eliminando según las pistas que consigamos de la persona investigada, y por otro lado, tenemos un pequeño juego de deducción en el que deberemos interpretar ciertas pistas visuales.

A nivel de diseño también hay problemas. Para empezar, estos rompecabezas no penalizan el error y esto le resta interés al reto: si no hay consecuencias, es un mero desafío de combinatoria.
Luego, es especialmente molesto no poder recoger objetos si no hay el contexto apropiado en la historia. Esto nos obliga a perder el tiempo haciendo viajes extra para conseguir objetos que, de forma natural, ya habíamos cogido al encontrárnoslo por primera vez.
Finalmente, hay un detalle menor que es algo molesto. Periódicamente, el juego se bloquea para mostrarnos como Malachi toma sus pastillas. Entiendo que estos medicamentos tienen relevancia en la trama pero se podrían haber encontrado otras soluciones para implementarlo.

En definitiva, Moebius: Empire Rising parte de una idea muy interesante y tiene un guión digno de novela pero cae en la mediocridad por unos aspectos importantes que no logran dar la talla.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *