Ultima Partida Header Logo
Cargando Contenido
Background-Image

Saints Row: The Third

por

25.12.2011PCPS3Xbox360

De la mano de Volition y THQ llega la tercera entrega de Saints Row. En realidad esta ha sido mi primera aproximación a la franquicia y debo decir que me ha sorprendido gratamente. Con una puesta en escena que a muchos les recordará a Grand Theft Auto, Volition rápidamente rompe con cualquier estereotipo del género de los sandbox para crear un juego de acción con grandes dosis de humor irreverente. No en vano se ha elegido a la exactriz porno Sasha Grey y al exluchador de Wrestling Hulk Hogan para dar voz a dos de los villanos del juego.

Al empezar a jugar, lo primero que hay que hacer es crearse un propio personaje. El editor de personajes es muy completo y permite una gran variedad de opciones para dar la posibilidad al jugador de crear el personaje más extravagante que se le pueda ocurrir. De todos modos, desde THQ se sacó, previamente, una versión gratuita del editor de personajes en las distintas plataformas (Steam, Playstation Network y Xbox Live!), aunque es importante saber que los personajes creados para una consola no son exportables a otras plataformas.

A continuación, cuando ya entramos al propio juego, nos encontramos que el tutorial de Saints Row: the Third es una misión que consiste en atracar un banco con unos personajes disfrazados. En este punto nos daremos cuenta del nivel de acción que uno puede esperar de este título y es que no pararan de llover balas.

Tras este comienzo, el juego nos ofrecerá una serie de misiones que nos servirán para irnos familiarizando con las distintas herramientas que tendremos a nuestra disposición. En primer lugar, las fortalezas, las casas donde podremos cambiar la ropa de nuestro personaje, elegir el arsenal que va a llevar encima y también ofrece la posibilidad de guardar o retirar vehículos.

En el apartado de vehículos, cabe destacar que se ha hecho un gran trabajo en los controles, la verdad es que el manejo es fluido e intuitivo. Por otro lado se ha implementado un gran sistema de daños en el que el comportamiento del coche va cambiando según los daños que haya recibido, algo remarcable en este tipo de juegos y es que la conducción es diferente si que te han disparado a una rueda a conducir tras un choque frontal. También se incluye el clásico GPS que hará que recorrer las calles de SteelPort sea más sencillo y un práctico piloto automático que nos permite centrarnos en aquello que es más importante en este juego, disparar.

Luego, muy interesante las opciones que se dan en el teléfono que, no solo nos permitirá acceder a los distintos trabajos y misiones sino que, además, el juego incluye un sistema de experiencia, donde mediante cualquier acción que hagamos en el juego, uno va adquiriendo respeto y que al subir de nivel se desbloquean nuevas habilidades en las que el jugador deberá invertir parte del dinero ganado para adquirirlas. El teléfono también nos permite llamar a nuestros colegas para que vengan a echarnos una mano, algo bastante útil si nos encontramos en medio de una pelea callejera y nos superan en número.

De todos modos, cabe decir que el arsenal disponible en Saints Row: The Third es amplio y, en ocasiones, surrelista. Así, se nos permite llevar un arma en cada categoría, pistolas, escopetas, rifles, etc… y cada una de estas armas puede ser mejorada en cualquier armería, para hacerla más potente. Pero quizás, lo más curioso del juego viene en el arsenal de armas melee, pues el abanico de opciones va desde un puño gigante que, literalmente, destroza cualquier persona que se encuentre en el rango del puñetazo transformándolo en una sopa de sangre y vísceras, a una espada consolador rosa con la que podremos causar autentico terror en las calles de Steelport.

Con este arsenal en mano y nuestros colegas a nuestro lado podremos ir masacrando a las pandillas enemigas en brutales peleas callejeras. Cuando agredimos a una pandilla enemiga, esta lanzará una alerta para que vengan más de sus compañeros a intentar acabar con nosotros y, a medida que los vayamos exterminando, el nivel de alerta subirá y acudirán sus unidades especiales, distintas para cada pandilla y con habilidades que van desde lanzar explosivos en un amplio rango a la supervelocidad.

Finalmente, comentar que este juego no dispone de una opción multijugador competitiva. En su lugar, hay una opción cooperativa donde, en cada nivel, se nos pone en medio de algún tipo de situación que es a la par bestial y surrealista, ¡desde mini-zombies hambrientos a un montón de gente disfrazada de peluche con deseos de acabar contigo!

En el aspecto técnico, visualmente Saints Row parte de un arte cercano al cómico con escenarios generalmente vivos y dinámicos, con animaciones fluidas y un sistema de físicas que se comporta francamente bien en el uso de vehículos. En general es un juego muy robusto en todos sus aspectos, algo destacable teniendo en cuenta que permite hacer muchas cosas distintas y que pese al componente altamente surrealista de muchos de sus planteamientos, el juego no goza de excelentes controles que no permiten que llegue al punto de ser estridente.

En definitiva, Saints Row es un sandbox con perfil propio. Es un juego que rebosa acción y que incluye muchas referencias que divertirán a los jugadores más avezados. La verdad es que su planteamiento de realizar un juego sólido desde el humor, es algo arriesgado, pero reconozco que en este caso todas las piezas encajan a la perfección y el resultado es un juego que se disfruta hasta sin querer.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *