Ultima Partida Header Logo
Cargando Contenido
Background-Image

Starcraft II: Heart of the Swarm

por

07.04.2013PC

Parece que Blizzard se ha adueñado del RTS y ha logrado encumbrar a Starcraft II como el juego de referencia en el panorama competitivo internacional ante la aparente pasividad de sus competidores. Tras 3 años con Wings of Liberty marcando la pauta, ha llegado el momento de introducir una nueva evolución en la saga y, con los Zerg como protagonistas, llega Heart of the Swarm.

Sarah Kerrigan Portada

Siguiendo con la historia que ya se inició en el anterior título de esta triología, la campaña se centra en la figura de Sarah Kerrigan tras ser rescatada por Raynor. Él y príncipe Valerian han logrado exterminar los rastros Zerg de nuestra protagonista pero siguen preocupados por si aún conservará algún tipo de poder sobre sus antiguos esbirros.

Y vaya conserva ese poder de comandar las hordas Zerg. La antigua Reina de Espadas no tendrá problema alguno a mostrarle su poder al principito en la primera misión que nos introducirá el control básico de esta raza y su forma de funcionar.

Por otro lado, el emperador Mengsk sigue con su cruzada con el objetivo de capturar a Sarah y, al poco tiempo, padeceremos la invasión de las fuerzas del Dominio que intentarán acabar con el laboratorio donde la antigua reina Zerg intenta recuperarse por completo. En un edificio en ruinas, deberemos abrirnos paso frente a oleadas de enemigos Terran junto a Raynor aunque, al final, el héroe de Wings of Liberty se queda atrás y no logra escapar.

Llegados a este punto, Kerrigan se ve poseída por sus deseos de venganza y como si de una gripe mal curada se tratara, recae en su odio profundo hacia el Dominio y los humanos y volverá junto a sus antiguos aliados, las fuerzas Zerg.

starsraft2_heart_of_the_swarm

La evolución de la campaña, tanto a nivel narrativo como a nivel jugable, es muy irregular. Aquellos que ya tengan experiencia previa con los Zerg encontrarán bastante tediosas las primeras misiones donde el número de unidades disponibles es muy reducido. Por otro lado, aquellos que vengan de la anterior campaña Terran y no sean expertos jugadores de Starcraft quizás deban invertir algo de tiempo en adaptarse al sistema de juego de esta raza, donde la inmensa mayoría de unidades se generan a partir de la metamorfosis de las larvas que produce periódicamente su colmena.

La historia se centra en el objetivo de venganza de Sarah pero entre esa determinación y sus consecuencias nos llevarán a ciertos confines del universo en busca de mayor poder. Es una excusa correcta para introducirnos algunos de los cambios que vienen con esta expansión pero que a nivel narrativo no aportan gran cosa.

Otra característica que acaba aportando poco es el sistema de niveles que nos servirá para ir evolucionando los poderes que puede utilizar Kerrigan como nuestra campeona en el terreno. Para lograr la experiencia necesaria para subir de nivel deberemos completar objetivos primarios y secundarios cuyas recompensas ya vienen especificadas desde el principio de la misión.
El pequeño inconveniente viene por el poco impacto que esto acaba teniendo en el juego, ya que hay pocas misiones en las que debamos sobrevivir con Sarah sin base y en las que hay, si acaban con nuestros esbirros, el juego nos proporcionará más.

Sarah Kerrigan Level Up

Finalmente, a nivel jugable, la campaña se puede acabar siendo monótona para aquellos que busquen experiencias variadas en este título y es que el estilo de juego Zerg se acaba centrando en recolectar minerales, expandirse, recolectar más y sacar continuas hordas de zerlings y cucarachas o mutaliscos que acaben con todo en el mapa.

Una novedad interesante que se ha incluido en este juego consiste en poder evolucionar tus unidades a lo largo de la campaña con misiones especiales. De esta manera podremos elegir entre dar una especie de alas a nuestros zerlings que les permitirán superar desniveles o incrementar la velocidad de la metamorfosis y el número que salen de cada larva.

starcraft-ii-heart-of-the-swarm

Blizzard ha querido mejorar algunos aspectos técnicos del multijugador focalizados en especial a la escena competitiva como incluir clanes y grupos de amigos con un sistema de comunicación privado o la posibilidad de reanudar partidas a partir de una repetición guardada que evitará tener que reiniciar enfrentamientos en caso que haya algún problema técnico.

Además, cada raza contará con nuevas unidades. Los Zerg reciben el Huésped del Enjambre que viene a ser una especie de tanque de asedio que una vez plantado lanza simbiontes a los enemigos cercanos y también reciben la Víbora, una unidad voladora capaz de generar una neblina que inutiliza las armas de sus enemigos.

Las novedades Terran se centran en el Ifrit un vehículo rápido que se transforma en un mortal robot lanzallamas y las Minas Viudas, un dispositivo cuadrúpedo que, una vez plantado, lanzará un misil al objetivo seleccionado que daña en zona (ideal para acabar con los trabajadores de bases enemigas). Finalmente, los Protos vienen con 3 nuevas unidades: El Núcleo de la Nave Nodriza que nos permitirá mantener a raya las ofensivas de nuestros adversarios y transportar nuestros ejércitos a través del mapa; el Oráculo que funciona como unidad de apoyo en batalla y una nueva unidad área llamada Tempestad, que compensa su lento movimiento con su alta capacidad destructiva.

En conclusión, Blizzard pretende mantener su hegemonía en el género dotando a Starcraft II de una expansión que introduce algunas pinceladas nuevas a nivel de jugabilidad. De todas maneras, tengo la sensación que es una expansión destinada a los fans de la saga porqué si alguien esperaba una gran evolución a nivel jugable o técnico, no lo encontrarán aquí.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *