Ultima Partida Header Logo
Cargando Contenido
Background-Image

The Bureau: XCOM Declassified

por

18.09.2013PCPS3Xbox360

Aparentemente, parece una buena decisión encargar un juego de acción a 2K Marin, un equipo que ha trabajado en los dos primeros títulos de la saga Bioshock. Tras el éxito que alcanzaron, es indudable que estos chicos saben hacer bien su trabajo pero, en mi opinión, este experimento con la saga XCOM los ha superado.

XCOM_THE_BUREAU

The Bureau es un producto que ya empezó maldito. Tras unos años en los que la saga XCOM se había mantenido a la sombra, 2K decidió anunciar el salto de la saga al mundo del shooter durante una conferencia de prensa en un E3 y esto acabó provocando un aluvión masivo de críticas por parte de los fans. Con esto, el proyecto quedó congelado y, como por arte de magia, el foco de la saga volvió a la estrategia con un proyecto capitaneado por un estudio especializado como es Firaxis.

Aun así, el juego de acción seguía gestándose en la sombra y la papeleta no era sencilla. Tras el éxito de Enemy Unknown, el equipo de desarrollo no sólo debía transformar una saga de estrategia centrada en dar grandes posibilidades de desarrollo al jugador en un juego de acción con cierta carga argumental y elementos reconocibles de la franquicia, sino que además había que adaptar algunos de los elementos que mejor funcionaban en el juego de Firaxis.

El resultado es una especie de Franquenstein que no sabe bien quién es. El resultado es una especie de adaptación gris de Mass Effect con aspecto de años 60. Un juego de acción que resulta demasiado simple para enganchar a los fans del género, acostumbrados a títulos infinitamente más impresionantes y con mejor ritmo. Un XCOM desdibujado cuyos elementos esenciales hacen un simple acto de presencia, más para justificar que se trata de un nuevo producto de la saga que por su relevancia.

XCOM_THE_BUREAU_BATTLE_FOCUS

La historia que fundamenta todo el proyecto es, cuanto menos, pobre; más propia de una de estas películas que pasan el sábado por la tarde en alguna de las cadenas privadas del país que de un juego que justifique el salto de género en una saga tan consolidada. Todo empieza cuando un agente de la CIA es atacado por un misterioso ser medio humano, medio “otra cosa” y pierde un paquete importante. A continuación, en una misión que nos servirá de tutorial, descubriremos que los Estados Unidos están siendo atacados por alienígenas y que han logrado exterminar prácticamente todas las vías de defensa del país.

¿Todas? Todas no. Como si de la villa de Asterix se tratara, un pequeño grupo de agentes muy preparados han logrado sobrevivir para hacer frente a esta fatal amenaza. Una agencia super-secreta creada para luchar contra una posible invasión de a URRS en terreno norteamericano en plena guerra fría, una agencia llamada The Bureau.

Así, al final del tutorial pisaremos la mítica base que viene siendo un símbolo de la saga desde sus inicios. Pero en esta ocasión la base es un mero paisaje, está allí porque necesitaban un punto de partida para las misiones pero, más allá de esto, no sirve ningún otro propósito. Es verdad que podemos recorrerla de punta a punta y espacios tan clásicos como el laboratorio, el hangar o el taller; es cierto que podemos charlar con algunos NPC sobre cosas que apenas nos interesan y también es innegable que podremos realizar algunas misiones secundarias que nos acercan más al trabajo de repartidor que al de super-espía salvador de la patria.

xcom the bureau squad

También se nos ofrece la posibilidad de fichar a nuevos agentes ya que la muerte en este juego es permanente, otro de los rasgos históricos de la saga. Y, a pesar de que la idea está bien, es totalmente esteril ya que, a la práctica, raramente nos encontraremos con el dilema de tener que elegir. En mi caso, he jugado en difícil y en los pocos casos en que algún compañero ha caído, acto seguido nos han masacrado al resto y me he visto obligado a cargar el último punto de guardado.

Pero antes de entrar en detalle en el terreno jugable, dejadme dedicar unas líneas a nuestro protagonista, el señor William Carter pues resulta ser uno de los protagonistas más grises y carentes de carisma de los últimos tiempos. Un protagonista plano y tosco, construido a base de grandes tópicos, con una puesta en escena al estilo de un publicista de Mad Men pero carente de todo trasfondo personal y emotivo.

A nivel jugable, estamos esencialmente ante un juego de acción que toma prestados elementos de otros géneros. Y como shooter se queda muy corto, el arsenal es muy limitado, la inteligencia artificial de los enemigos es algo básica y sólo nos pondrán en problemas cuando nos desbordan en número o nos enfrentemos a un boss que nos supere en fuerza. No debemos esperar grandes decisiones tácticas por su parte, ni que logren machacarnos a nivel de habilidad.

xcom the burau

Además, en este punto quiero destacar lo que considero un gran error a nivel de diseño. Este juego permite expandir nuestro conocimiento de la trama a través de un montón de cartas y notas repartidas por los niveles. En un género donde es crucial mantener un ritmo dinámico para mantener al usuario enganchado, tenerte más tiempo leyendo notas que matando alienígenas es algo fatal. Bueno, también puedes saltartelo y obviar toda la carga narrativa.

Más allá de la acción, la segunda gran carga jugable de este XCOM es los elementos que han tomado a nivel de estrategia. Empezando por el sistema de coberturas heredado de Enemy Unknown, algo que de forma tácita ya se venía haciendo en la mayoría de juegos de acción de esta generación pero que ahora tiene presencia visual en forma de escudo azul si estás bien cubierto o rojo si te han flanquado.

Además se ha incluido el modo Battle Focus que viene a ser algo parecido al sistema con el que damos órdenes a los compañeros en Mass Effect. En cualquier momento podemos ralentizar el paso del tiempo dentro del juego y acceder a una rueda donde podremos ejecutar cualquiera de las habilidades que hayan aprendido alguno de los tres personajes. Un sistema que en consola funciona razonablemente bien pero que en PC se debería de haber pulido más porque resulta algo caótico.

the bureau base

Y esto enlaza con otro de los elementos clave de la saga y probablemente el que mejor funcione en The Bureau, el sistema de experiencia. A medida que ejecutemos misiones, los agentes irán mejorando y subiendo de nivel, lo que se traduce en la posibilidad de desbloquear nuevas habilidades y atributos. Además, el juego está pensado para que podamos combinar varias de estas habilidades para maximizar el daño a los enemigos y ganar un pequeño bonus. Este tipo de combos incluyen cosas como hacer levitar torretas para que puedan atacar por encima de las coberturas o empujar a un enemigo contra una mina.

Gráficamente se ha hecho un gran trabajo de ambientación, ya no solo recreando una puesta en escena basada en los años 50 y 60, sino también con los pequeños detalles que caracterizan esta América que nos llega de las películas de Hollywood: desde el ambiente pueblerino con pancartas y globos que prepara una fiesta, hasta una granja en medio de la nada, con cuatro balas de paja, un tractor viejo y esa gasolinera sucia y pobre en la esquina.

En resumen, creo que un proyecto con tantas limitaciones y tan cerrado en su concepto ha acabado sufriendo una claustrofobia excesiva. 2K Marin ha creado un Frankenstein a base de buenas ideas aquí y allá, mezcladas con elementos heredados y fundada en la historia de una saga sin gran peso argumental. Creo que el estudio ha hecho un esfuerzo notable que no ha logrado convertir en resultados.

La verdad es que los primeros compases del juego me llevaron a pensar que quizás está gente habría logrado lo imposible y me emocioné al saber que se podían combinar poderes entre las distintas clases de soldados. La verdad es que al final todo un espejismo y el juego se queda a medio gas.

Agradecer a 2K que nos haya facilitado una copia del juego para el análisis

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *