Llega el Campeonato Multijugador de Assassin’s Creed

Ubisoft ha presentado hoy el Campeonato Multijugador de Assassin’s Creed La Hermandad, tanto para Xbox 360, como para Playstation 3.

Para participar, los usuarios deberán registrarse en la web de la compañía y, una vez completado, podrán acceder a la competición vía una aplicación de Facebook especialmente desarrollada para la ocasión.

En el campeonato habrá clasificaciones distintas para las dos plataformas y estas clasificaciones estarán divididas por rangos en función de los puntos de experiencia que se adquieran.

La final del campeonato tendrá lugar el próximo 15 de Enero en el Forum Fnac Callao de Madrid, donde los 16 mejores jugadores de la competición lucharán para ser el campeón.

Assassin’s Creed: La Hermandad

Assassin’s Creed: La Hermandad no esconde el hecho que es una continuación de y es que las aventuras de Ezio aun no han terminado. Este título nos traslada justo al final de los eventos acontecidos en Assassin’s Creed 2, empezaremos en la sala secreta donde conocimos a Minerva pero, al salir, veremos que Rodrigo Borgia ha logrado escapar así que, con el “Fruto del Edén” en nuestras manos volveremos a la villa Auditore.
Pero la calma será pasajera, pues la mañana siguiente un ejército dirigido por el ambicioso César Borgia sitiará y atacará nuestra casa. Tras una ardua batalla que, a su vez, nos servirá de tutorial, nos veremos obligados a huir, perdiendo en el proceso el tan codiciado Fruto del Edén.

Esta vez, al huir, nos dirigiremos a Roma con el fin de recuperar la codiciada reliquia y vengarnos de los Borgia. En ésta histórica ciudad nos reencontraremos con viejos amigos y aliados que serán muy importantes para el devenir de los hechos. Tras el ataque, la hermandad ha recibido un buen golpe, por esa razón al llegar a la ciudad del Tiber deberemos volver el esplendor pasado a los Asesinos.

El apartado jugable del juego sigue los pasos de su predecesor, con pequeñas evoluciones. En este título volveremos a encarnar a Ezio Auditore, ahora ya como un experto asesino, eso lo notaremos ya de buen principio, ya que tendremos a nuestra disposición una auténtico arsenal de armas ya desde buen inicio.

En el terreno de las novedades, veremos que en este juego encontraremos repartidas por Roma las “torres Borgia” que controlan los diferentes distritos de la ciudad. Mientras estas torres sigan en pie, encontraremos más guardias en la zona y nos será imposible adquirir los edificios de esa zona. Al invertir en tiendas y edificios históricos, no tan solo contribuiremos a la recuperación social y económica de la ciudad, sino que a su vez nos reportarán beneficios periódicos.

Por otro lado, la gran novedad del título es el poder hacer uso de los aprendices. A partir de cierto punto en la trama tendremos la posibilidad de rescatar ciudadanos indefensos de las garras de los guardias para que se unan a nuestra causa. Los aprendices funcionarán como un arma en nuestra aventura, nos aparecerán unas barras (entre 1 y 3 dependiendo del número de aprendices que tangamos) y al pulsar un botón aparecerá un aprendiz que eliminara al objetivo que le hayamos marcado. A su vez, si tenemos las tres barras llenas, manteniendo pulsado el botón pediremos una “lluvia de flechas” que terminará con todos los enemigos que estén a nuestro alrededor.

Los aprendices también tendrán una función que tiene menos incidencia en el juego directamente; los podremos mandar a realizar misiones por toda Europa para conseguir experiencia y dinero. Al adquirir experiencia, los aprendices irán subiendo de nivel y podremos ir mejorando sus armas y armaduras para hacerlos más letales.

Finalmente, en el terreno jugable comentar que se ha incluido un sistema de retos en las misiones y que será necesario cumplir para lograr una sincronización total. Debo reconocer que pese que en su mayoría son retos sencillos, en ciertos puntos del juego añadirán un punto de dificultad para aquellos jugadores que quieran ir un paso más allá.

En el apartado gráfico, es realmente impresionante ver como se ha puesto en escena Roma. En este Assassin’s Creed, nos moveremos principalmente por esta ciudad y nos la podremos recorrer sin sufrir cargas. Más allá de esta consideración, éste título hace uso del mismo motor gráfico que su predecesor, con unos modelados de los personajes principales muy bien conseguido y una puesta en escena, de tanto los edificios como de los entornos naturales, realmente bien conseguida. Por otro lado, destacable el hecho que el juego no adolece de ningún gran fallo en este aspecto que entorpezca la experiencia de juego.
El apartado sonoro también es correcto, este juego hace uso de unos buenos efectos de sonido, los choques de espadas, los sonidos de la gente andando por las calles, los caballos, las armas de pólvora, etc. Es decir, se ha logrado una buena puesta en escena en el terreno audiovisual.

En conclusión, Assassin’s Creed: La Hermandad es un juego destinado a aquellos que disfrutaron con su predecesor y se quedaron con ganas de más. De todos modos, es un título que tiene demasiado espíritu de expansión y carece de perfil propio. Por otro lado, creo que la novedad de los aprendices ha sido bastante decepcionante puesto que no son más que una arma demasiado poderosa y que facilita mucho el juego.

Fable III

Una vez más volvemos a Albion para encarnar a un nuevo héroe. Nuestra historia empieza en el palacio real, en plena época renacentista, nos pondremos en la piel del joven hermano del Rey. Un chico que ha crecido en la corte y que ve como su real hermano está tomando sendas cada vez más oscuras. Así, llega un punto que nuestro héroe debe plantar cara al rey con fatales consecuencias y, tras esto, tras ver la locura del rey, tu instructor en las artes del combate, el noble Sir Walter y tu fiel mayordomo Jasper deciden sacarte del castillo esa misma noche.
Una vez fugados, el primer objetivo que nos plantea el juego es conseguir reunir la fuerza necesaria para desafiar al rey y tomar la corona por la fuerza. Para cumplir este objetivo, deberemos recorrer el mundo en busca de aliados, poderosos líderes de las facciones más desfavorecidas a los que tendremos que mostrar nuestra valía para que nos sigan en la lucha.

El apartado jugable sigue la estela de su predecesor, deberemos recorrer pantallas y mazmorras derrotando enemigos, ya sea con el uso de armas de corto alcance, armas de largo alcance o magia.
Las armas de corto alcance se dividen en dos grupos: espadas de manejo rápido pero con una fuerza de ataque más débil o martillos con un poder devastador pero de manejo muy lento. Asimismo, también existen dos grupos de armas de largo alcance, las pistolas que tienen varios disparos antes de recargar pero imprecisas o rifles, muy precisos pero con poca capacidad de cargador.
Estas armas las podemos encontrar en cofres durante nuestras aventuras o comprarlas en tiendas, la novedad en este caso reside en el hecho que cada arma (excepto las iniciales) nos planteará 3 retos que si conseguimos cumplir mejorará sus atributos y cambiará su aspecto.

Antes de hablar de la magia permitidme hablaros del sistema de experiencia. Tras hacernos con el sello del Gremio accederemos al “Camino al Trono”, una dimensión en la que podremos ver un camino con cofres y puertas. Las puertas las iremos abriendo a medida que avancemos en la historia consiguiendo aliados y para abrir los cofres deberemos invertir puntos del sello del Gremio. Estos puntos los vamos a adquirir derrotando enemigos y realizando misiones.
Dicho esto, en Fable III hay 6 tipos de magia distinta que iremos desbloqueando cuando abramos sus correspondientes cofres en el Camino al Trono e, incluso, podremos adquirir la habilidad de usar dos magias a la vez. El funcionamiento de las magias es sencillo, pulsando el botón correspondiente nuestro poder se empezará a acumular (Cuanto más poder acumulemos, más dañina será la magia) y en cuanto soltemos el botón, si no apuntamos a nadie realizaremos un ataque zonal que alcanzara a todos los enemigos en el radio de acción, pero podemos apuntar con el stick hacia un enemigo y lanzarle un ataque devastador, pero que solo le afectará a él.

Cabe destacar también el menú de pausa del juego, pues no es un menú propiamente dicho, al pulsar start nos trasladaremos al santuario, un entorno donde podremos cambiar las armas o magias que llevamos equipadas, cambiar nuestro vestuario o apariencia, pues podremos ir adquiriendo nuevos vestidos y peinados a lo largo de nuestra aventura, acceder a la sala de trofeos donde, a parte de los trofeos, podremos ver el oro que llevamos acumulado. También podremos acceder al multijugador, podremos ir al Camino al Trono o revisar a la ficha de nuestro personaje para saber como de buenos somos o cuán gordos estamos. Finalmente, en el centro del mapa encontraremos un mapa que nos permitirá transportarnos al instante a todos los sitios que ya hayamos visitado, comprar casas o tiendas y revisar su estado.

Por otro lado, hay que destacar la calidad audiovisual del juego, haciendo uso de su peculiar estilo evoluciona lo ya visto en Fable II. En esta estética alejada del realismo propio de otros juegos, éste título nos muestra una gran variedad de entornos, desde picos nevados a desiertos, pasando por zonas boscosas o cuevas y a su vez, también presenta una gran variedad de modelados, cuando estemos en un pueblo veremos a todos esos transeúntes con los que podremos interactuar y realmente se repiten poco.
El juego también tiene un buen apartado sonoro, muy en la línea de esta estética entre comic y realidad, podremos identificar como los sonidos cambian según el arma o la mágia, oiremos el bullicio de las ciudades y pueblos, y se nos pondrá la piel de gallina cuando oigamos los aullidos de los lobos. Un apartado que sin ser genial le permite a uno meterse en el juego.

En conclusión, Fable III es un paso más allá en la saga, sin hacer cambios drásticos respecto a su antecesor. Pero también es cierto que adolece de los mismos problemas que Fable II, éste título no presenta grandes retos para los jugadores más experimentados, le falta variedad de enemigos y el sistema de batalla resulta demasiado sencillo, carece de profundidad alguna.
Aún así estamos ante un juego interesante, con una historia muy bien llevada, el entorno visual es muy bueo, tiene algunas sorpresas escondidas que no voy a desvelar, hace un muy buen uso del humor y luego tiene esos toques típicos de la saga como poder interactuar con todo el mundo. En definitiva, pese a ser fácil es muy entretenido.

Call of Duty: Black Ops

Atados a una silla en una sala sombría, rodeados de televisores en los que aparecen unos misteriosos números, sin recordar nada y con una voz amenazante hablándonos desde una sala de observación en la lejanía. Capturados e interrogados sin saber muy bien por qué.
Así empieza Call of Duty Black Ops, ambientada en la época de finales de los años 60, encarnaremos a Mason, un soldado americano capturado por alguien desconocido que ha perdido la memoria. En un ejercicio para recordar su pasado, a través de ‘fashbacks’ recorreremos esos recuerdos perdidos para intentar comprender lo que está pasando. En este viaje, y una de las cosas más destacables del juego, recorreremos una gran variedad de sitios diferentes, desde Cuba hasta Hong Kong, pasando por las selvas de Vietnam, la unión soviética,…

En el terreno de la jugabilidad, estamos ante un ‘shooter’ al uso. Siendo éste uno de los géneros estrella de la generación, Call of Duty Black Ops no dista mucho en este sentido de otros ‘shooters’, la mayor parte del juego lo pasaremos con un arma en la mano y, en este sentido, se usan los controles estándares del género. Luego, cabe destacar que el juego también nos ofrece una gran variedad de pantallas en las que controlaremos un vehículo, desde un helicóptero a una especie de avión espía con el que tendremos que ir guiando a un equipo de incursión para que no los detecten, ésta es para mí una de las fases más originales del título.

De todos modos, Call of Duty Black Ops padece de algunos grandes males en este sentido, pues durante gran parte del juego nuestros compañeros nos harán el trabajo sucio y prácticamente seremos meros espectadores. Asimismo, la inteligencia artificial de los enemigos deja mucho que desear, en general hay grupos de enemigos que siguen caminos preestablecidos y será muy fácil acabar con ellos desde nuestro parapeto, por otra parte, sus tácticas ofensivas son más bien pobres, se limitarán a cubrirse y disparar, haciendo muy sencilla la tarea de flanquearlos y acabar con ellos.

Gráficamente es un juego solvente, sin hacer grandes cosas en este sentido y con un cielo que muchas veces parece una simple imagen estática, el juego presenta unos modelados correctos y unas texturas a la altura. En este aspecto, los personajes principales están bien presentados pero cabe decir que los enemigos muchas veces nos parecerán repetitivos. De todos modos, en el aspecto visual lo que más destaca es el amplio abanico de entornos en los que nos encontraremos, es este sentido los chicos de Treyarch han realizado un trabajo artístico notable llevándonos a una sombría prisión soviética o a las selvas de Vietnam castigadas por la guerra.

El apartado sonoro es correcto, a destacar los sonidos de ambientación que nos meterán perfectamente en el entorno. Cuando nos disparen, si disponemos de un buen equipo de sonido, seremos capaces de discernir perfectamente desde que dirección nos llegan los disparos. En este sentido, los aspectos más flojos quizás sean los sonidos de las armas, que pese a que hay una gran variedad y que cada arma tiene su propio sonido, hay veces que parece que el sonido es el de un arma de juguete. Finalmente, lo peor, sin duda alguna, es el terrible doblaje al español, así que si tenéis la oportunidad de adquirirlo en inglés y lo entendéis bien, la elección es obvia.

Por lo que respecta al multijugador, veremos una vez más una evolución de lo que se presentó con Modern Warfare, con todo lo que ello conlleva, ir subiendo niveles, adquiriendo nuevas armas y habilidades, etc. El punto de innovación reside en que en éste título ya no se deben cumplir ciertos requisitos para obtener un arma nueva una nueva habilidad, en éste Call of Duty Black Ops a medida que vayamos jugando partidas iremos consiguiendo dinero que luego podremos invertir en comprar lo que deseemos.

En conclusión, estamos ante un juego bastante entretenido si te resistes a que tus compañeros hagan el trabajo por ti y sobretodo estamos ante una buena historia, al principio no se entiende muy bien qué está pasando y da la sensación que haces misiones por inercia pero, a partir de cierto punto, todo empieza a cobrar sentido y el argumento engancha bastante, y la campaña en sí es bastante larga.
Cabe destacar también el modo Zombies, ideado básicamente para jugarlo en cooperativo porqué en un jugador es realmente difícil. Nos encontraremos en una sala, donde las puertas y ventanas están tapiadas y en la que irán viniendo oleadas de Zombies. Un modo altamente adictivo.

Formula 1 2010

Velocidad, adelantamientos, tensión, competición, estrategia,… todos ellos son conceptos relacionados con el juego que tataré en estos párrafos. Tras unos años en el olvido, vuelven los monoplazas a las consolas de sobremesa y lo hacen pisando fuerte en Formula 1 2010.

Estamos ante un título que sorprende gratamente en varios aspectos. Tan solo empezar deberemos hacernos una ficha de piloto, con nuestro nombre, alias y demás datos. Luego deberemos elegir entre tres de las escuderías de menor presupuesto y acto seguido se nos muestra el “Paddock” con nuestro “Hospitality” o caravana que, a su vez, actuará como menú principal. Es en este punto donde empezamos a vislumbrar el objetivo de los chicos de Codemasters y es que pretenden, nada más, ni nada menos, que nos sumerjamos en el mundo de la Formula 1.

Así, habrá veces que al iniciar el juego y llegar al “paddock” nos encontraremos con periodistas que querrán hacernos una pequeña entrevista. En esta parte del “paddock” también podremos acceder a las partidas multijugador, carreras de un jugador, el modo contrarreloj y el menú de opciones.
Luego, al entrar en la caravana, accederemos al entorno del ‘modo historia’, veremos a nuestra agente que nos informará del grado de satisfacción de la escudería y revisar información de otros pilotos. En la caravana también nos podremos cambiar de casco, ver los resultados de las carreras pasadas y acceder al siguiente gran premio de nuestra trayectoria.

Los fines de semana de Gran Premio están divididos en tres fases. En los entrenamientos libres podremos aprovechar para conocer y adaptarnos al circuito y, a veces, los mecánicos nos propondrán retos que al superarlos nos darán ciertas mejoras en el comportamiento del monoplaza.
Tras los entrenamientos libres nos tocará realizar la clasificación, que sigue el mismo procedimiento que en la realidad. Básicamente, realizaremos tres rondas en las que se irán eliminando a los peores pilotos y, así, conformar la parrilla de salida.
Tras esto accederemos a la Carrera, llegados a este punto, el número de vueltas dependerá de lo que hayamos elegido, las opciones van de un 20% del gran premio (unas 10 vueltas dependiendo del circuito) al 100%.

La jugabilidad del juego es impresionante, ya no solo en lo imersivo que resulta el título y más allá de lo que pasa en la pista que, al fin y al cabo, es un juego de coches. La gente de Codemasters han generado una ‘jugabilidad global’, en la que incluso cuando no estás en pista, estás jugando. En nuestro box tendremos control absoluto sobre la estrategia de carrera (que neumáticos montar y cuando realizar las paradas) y sobre los reglajes del coche, aunque podremos elegir también entre 6 reglajes predefinidos, algo que ayudará a los que no quieran tener que estar trasteando con la altura de los alerones o el reparto de frenada.

Gráficamente es un juego excelente, los circuitos están recreados a la perfección y los modelados de los monoplazas están realmente bien hechos. A mi, personalmente, me sorprendió muy gratamente el nivel gráfico del juego, porque ya no solo es lo que ves en carrera, como han logrado recrear las distintas situaciones meteorológicas o el aspecto de la pista, con texturas bien definidas y unos notables efectos de luz; fuera de la carrera, los mecánicos, tu agente, incluso el “paddock”, está todo cuidado para que el jugador se sienta parte de la Formula 1.

El apartado sonoro es igualmente bueno, los monoplazas producen ese sonido ensordecedor tan característico al preparar la salida, o puedes oír perfectamente cuando algún incauto se acerca para intentar adelantarte. Se puede apreciar como el sonido de los coches cambia cuando llueve. De todos modos, si hay algo que a mí no me acaba de convencer en este apartado, es ese momento en el que entras a cambiar ruedas, el sonido de ese proceso me parece demasiado artificial, no me lo termino de creer.

En definitiva, Codemasters ha logrado que la Formula 1 vuelva a las consolas por la puerta grande. Tiene algunos fallitos el juego, sobretodo en el tema de las colisiones en las que a veces tú no tienes mucha culpa y se te penaliza pero, si luego hay alguien que trata de adelantarte y le das una leche, tienes total impunidad. Pese a eso, es un juego divertido que de bien seguro hará las delicias de los seguidores de este deporte.

Ya en tu tienda RDR: Undead Nightmare

Rockstar ha anunciado hoy que la versión en formato físico de “Read Dead Redemption: Undead Nightmare” ya está disponible en las tiendas, tanto para Playstation 3 como para Xbox 360.

El disco incluye también las otras expansiones del título: el Pack Misión Cooperativa ‘Forajidos hasta el Final’, el Pack ‘Leyendas y Asesinos’, el Pack ‘Mentirosos y Tramposos’ y todos los modos multijugador lanzados hasta la fecha.

Read Dead Redemption: Undead Nightmare sale a la venta a un precio de 29,99€, ha sido clasificado como M (Mature) por la ESRB y no requiere una copia de Read Dead Redemption para jugar.